Archivo de January, 2010

Destronando un mito

Personas sordas y música. Paradojas de la vida, que dirían algunos. Los ritmos y las voces ahogadas en melodías pueden resultar, en el mejor de los casos, un desafío a la ignorancia de quienes piensan que el único enlace probable entre oído musical y personas con deficiencia auditiva es Bethoveen cuando, en realidad, ya de por sí, el silencio resulta melodioso.

Comprobé la hazaña recientemente en un bar: mi amigo sordo me preguntó qué cuál era la canción que sonaba a gran volumen en el antro. “Shut up”, le contesté, refiriéndome al antológico tema de The Black Eyed Peas. Quedé asombrada cuando, tras darse por enterado, comenzó a mover los labios acertadamente desgarrando, una a una, las palabras en inglés que contenía la letra.

“Shut up” no es, precisamente, una canción fácil: El ritmo conforma una “base” (es decir, un conjunto de repeticiones rítmicas y melódicas muy utilizados en el género rap). Repetitiva y uniforme. Con una leve modificación en el estribillo incluso dificultosa para una persona oyente. Me pregunté cómo lo habría hecho y al poco caí en que mi amigo me preguntó al comienzo de cada canción que de cuál se trataba.

No fallaba una. Tenía bien aprendido todo el catálogo y se basaba, principalmente, en entrenar sus oídos y su capacidad de memoria en su casa al tanto que disfrutaba de la música. No era un melómano, pero podría llegar a serlo perfectamente: Si con la pérdida auditiva llegaba a dominar los estilos musicales de esa forma, no me quiero imaginar toda la discografía que podría archivar si no tuviera ninguna discapacidad sensorial.

Me asustaría. Tal y como me asustó, tal vez, el niño que felicitó las pascuas cantando un villancico en la web de CLAVE, durante todo el pasado mes de diciembre. Sentí miedo de que fuera sólo un mito antiguo sólo destronado por Beethoven la disociación de la música y las personas con problemas de audición. De nuevo una paradoja, ya que las nuevas tecnologías y los avances en prótesis mejoran cada día y adhieren más firmemente a las personas con discapacidad a una realidad con más horizontes, en donde el oído musical no está, ni mucho menos, limitado a la capacidad auditiva.

Lo peor es que no va a ser ni el primer ni el último mito a enterrar bajo un manto de razones obvias, sino que también significa un nuevo campo sobre el que investigar: ¿Mejoraría la percepción musical si se trabajara en las sesiones de logopedia? ¿Ayudaría a mejorar la confianza del joven en sí mismo y su integración si se potenciase su capacidad de disfrutar de la música? Podría ser.

Demostrado está que la música está presente en todas las culturas y que forma una parte fundamental de ellas, tanto individualmente como en conjunto. Por eso, y porque oído y voz no siempre van de la mano, la música es otra oportunidad que las personas sordas no deberíamos perdernos.