Archivo de December, 2015

El primer tenista sordo

Se llama Duck Hee-Lee. Tiene 17 años y ha nacido en Corea del Sur. Y es tenista. Ahora mismo ocupa la posición 250 del ranking ATP. Y llama la atención no solamente por su juego. Hee-Lee es sordo.

Esta joven promesa del deporte se ha convertido en el primer tenista sordo y se ha ganado el respeto de todos sus compañeros. Rafael Nadal, con el que ha entrenado en alguna ocasión, o Roger Federer han mostrado su admiración por el afán de superación de Hee-Lee.

Es un ejemplo de lucha. Ha llegado a afirmar que la sordera le impide distraerse durante el juego y motiva su concentración. Lo más difícil es la comunicación con los jueces de silla y los jueces de línea, porque no escucha sus indicaciones. A veces continúa jugando aunque se haya ordenado la repetición del saque. El deporte, una vez más, nos da una lección.


Cita con el futuro

Este domingo las urnas se abren para que podamos contribuir con nuestros votos a que España sea mejor. Es lo que algunos llaman “la fiesta de la democracia”. Un voto no hace granero, pero entre todos marcamos el camino que se debe seguir.

El próximo Gobierno que salga de las elecciones y de los pactos posteriores tiene ante sí muchos retos, desde el problema catalán, la reforma de la Constitución hasta los estructurales problemas económicos. Pero lo que nosotros le debemos exigir es una mayor atención a las personas con discapacidad.

No basta con buenas intenciones. Para empezar debería adherirse a la Propuesta de Ley Europea sobre Accesibilidad. Y luego mejorar la política de ayudas. La lista es larga. Quedan tantas cosas por hacer. Desde aquí estaremos vigilando.


Cuando el ruido lo causan los vecinos

Las perturbaciones acústicas que nos acosan a veces vienen de nuestros vecinos. El silencio, palabra mágica, no suele ser lo habitual en las comunidades. En ocasiones no queda otro remedio que avisar a la Policía.

La legislación es clara, pero apenas se cumple. De día y con las ventanas cerradas no puede pasarse de 35 dB de ruido, nivel que por la noche baja hasta los 30 dB como máximo. Si se sobrepasan estos niveles se puede efectuar una denuncia.

Existen muchas aplicaciones gratuitas de sonómetros que nos pueden ayudar para aportar información aunque no suelen considerarse como pruebas. Algunas de ellas registran el nivel del ruido, la media de volumen, hora, día y duración. También comprueba en qué frecuencia se produce el nivel máximo.

Lo mejor es que las buenas maneras puedan limar las asperezas. Pero si no hay más remedio conviene saber que la tecnología nos puede echar una mano.


Tu barrera del sonido

‘Tu barrera del sonido’ es la canción de Mayor Tom, alter ego de Diego Castaño, compuesta para contar la historia de su hija Julieta, diagnosticada de hipoacusia en 2012.

Cuando escribió la canción, pensó que jamás podrían llegar sus acordes y su mensaje a su hija, que nunca podría escucharla. Mayor Tom dedica esta canción a todos los niños que nacieron sin poder escuchar música.

Gracias a un implante coclear, Julieta puede oír. La niña aparece al principio y al final del vídeo, y demuestra que gracias a la técnica y la investigación científica se pueden superar “las barreras del sonido”. Una canción para la esperanza y una historia que nos reconcilia con la vida.


Respeta el descanso de los vecinos


La sola vista de un cartel que incita a la ciudadanía a respetar el descanso de sus vecinos ya es motivo de algarabía. Estas llamadas a la concordia están apareciendo en distintos puntos de la capital por iniciativa del Ayuntamiento de Madrid. Ya era hora de que las autoridades hicieran algo. Pero es tan poco.

Recientemente hemos sabido que uno de cada cuatro españoles dice que no duerme bien por el ruido ambiental nocturno. Las ciudades españolas son un infierno de ruido. Más de 9 millones de personas soportan niveles superiores a los 65dB recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Parece que no somos suficientemente conscientes de los efectos perniciosos que tiene el ruido sobre la salud.

Los ruidos urbanos tienen distintos orígenes, aunque el fundamental es el tráfico. Le siguen las obras y el ruido relacionado con fiestas. En Madrid ya se ha constatado que el ruido del tráfico aumenta los ingresos hospitalarios y el nacimiento de prematuros. Un cartel es poca cosa. Aunque algo es algo. Esperemos que sea el comienzo de una campaña municipal contra el ruido.