Archivo de December, 2016

Por un registro de datos de detección precoz de la sordera

La Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley que insta al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy a la creación de un registro estatal de datos de los resultados de la aplicación del Programa de Detección Precoz de la Sordera en España en colaboración con las comunidades autónomas.

Fue Ciudadanos quien presentó la iniciativa, resultado de la reunión que mantuvo la Confederación Española de Familias Sordas (FIAPAS) con miembros del Grupo Parlamentario del partido naranja el pasado mes de marzo.

El propósito es que el registro contenga los datos epidemiológicos y de incidencia de la sordera en la población infantil. Se busca con ello mejorar la prevención, detección y diagnóstico, y también los tratamientos. Hay que tener en cuenta que en nuestro país cinco de cada mil recién nacidos sufren una sordera de distinta tipología. Ello supone que cada año 2.500 nuevas familias han de enfrentarse esta situación.

El Programa de Detección Precoz de la Sordera se aprobó en 2003, con Ana Pastor como ministra de Sanidad. En esta ocasión, la propuesta ha recibido el apoyo de todos los grupos del arco parlamentario, a excepción del Partido Popular, que ha optado por la abstención.

La citada comisión aprobó además la petición al Gobierno de aumentar y mejorar la calidad del servicio del subtitulado para personas sordas y con discapacidad auditiva y la audiodescripción, para así cumplir con la legislación, que estableció un calendario de implantación en todas las televisiones de España, públicas y privadas.

Saludamos las medidas que buscan mejorar la vida de las personas sordas. Desde Clave, Atención a la Deficiencia Auditiva (http://www.oiresclave.org/) y la Fundación Oír es Clave (http://www.fundacionoiresclave.org/) le pedimos a 2017 mayor conciencia a las distintas administraciones sobre los problemas de nuestro colectivo. Y un buen año para todos.


¿Un permiso médico para poder casarse?

Afortunadamente el disparate está en vías de solución. La modificación del Código Civil, que entrará en vigor el 30 de junio de 2017, establece en su artículo 56 que las personas ciegas o sordas tendrán que acudir a un perito médico para poder casarse.

Así dice la norma: “Si alguno de los contrayentes estuviere afectado por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales, se exigirá por el secretario judicial, notario, encargado del registro civil o funcionario que tramite el acta o expediente, dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento”. El cambio legislativo obedece a un copia y pega por error de una ley previa la Constitución. No hubo negociación ni enmiendas. Lo que ha quedado en evidencia es la torpeza.

Las asociaciones dieron la voz de alarma. El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) lo tenía muy claro: la norma podría ser anticonstitucional; además resulta contraria a la Convención Internacional ratificada en 2008 por España en la que se insta a prohibir la discriminación por discapacidad.

Al percatarse, el Gobierno ha adoptado medidas provisionales para evitar la obligación de presentar un certificado médico para casarse a personas sordas y ciegas. Para poder modificarse el artículo 56 del Código Civil tiene que contar con la aprobación del Parlamento. Pero mientras se realiza este trámite la Dirección General de los Registros y del Notariado propondrá que no se requiera el certificado.


Navidad y buenos propósitos

Ya sabemos que el ruido es un problema, un peligro. En España más de nueve millones de personas se enfrentan a ruidos que traspasan los 65 decibelios (dB), el umbral diurno marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En esta época del año, con las fiestas navideñas, la amenaza aumenta. Y no conviene olvidar que desde los 85 db comienzan las lesiones auditivas irreversibles.

¿Pero cómo luchar contra el ruido? En la mayoría de las ocasiones la fuente sonora es ajena a nosotros: trompetas, silbatos, bocinas. También es típico de las fechas acudir a locales de ocio. No queda otra que utilizar tapones o alejarse lo más posible del foco del peligro.

Petardos y fuegos artificiales forman parte del escenario acústico de estas fiestas. La pirotecnia puede provocar lesiones auditivas si no se usan protectores de oídos, pues la intensidad de sonido puede llegar a los 140 dB.

Luego están los vecinos. En Navidades se tiende a tener manga ancha con respecto a las obligaciones. De día y con las ventanas cerradas no puede pasarse de 35 dB de ruido, nivel que por la noche baja hasta los 30 dB como máximo. Pasados estos niveles se puede denunciar. Mucho mejor que la cordura impida el conflicto. Como primera medida igual hay que procurar no subir demasiado el volumen del televisor. Así no tendremos que chillar para hacernos entender.


Un corto para los Goya

El cortometraje Palabras de Caramelo, con dirección de Juan Antonio Moreno Amador y producción de Making DOC, ha sido nominado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España a los Premios Goya en la categoría de Mejor Cortometraje Documental.

La cinta es una docu-ficción que narra la historia de amistad entre un niño sordo y su mejor amigo, el camello Caramelo, en los campamentos de refugiados saharauis de Argelia. Se trata de la adaptación del libro del mismo título, publicado en 2010 por Gonzalo Moure, donde se cuentan las vicisitudes de Kori. El muchacho no conoce las palabras y sólo sabe el significado de gestos y de movimientos de labios. Él se llama “Labios redondos, boca estirada”. De esta manera se comunica con el mundo y especialmente con un pequeño camello.

El cortometraje tiene el apoyo del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales y de la Comunidad de Madrid. Estrenado fuera de nuestras fronteras en el Festival Internacional de Cine de Montreal (Canadá), ha obtenido el Premio Madrid en Corto y el Premio a Mejor Fotografía en la Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid y el Premio a Mejor Sonido en el Festival de Cine de Madrid

Moreno Amador ha escrito y dirigido los documentales Boxing for Freedom (2015), seleccionado para los Premios de Cine Europeo (EFA) 2015 en la categoría de Mejor Documental Europeo, Jóvenes y Drogas (2007), Premio Reina Sofía de Comunicación Social, Kosovo, la última cicatriz de los Balcanes (2007), Los hijos de Mama Wata (2010) y Kafana (¡Basta ya!) (2016).


Audífonos: cuanto antes mejor

El 71% de las personas que sufren pérdida de audición prefieren adquirir sus audífonos durante los tres primeros años desde que conocen su problema.

La encuesta EuroTrak, realizada en varios países de Europa, muestra el tiempo transcurrido desde el momento que se conoce la pérdida de audición hasta la adquisición del audífono. Más de la mitad había esperado solamente uno o dos años.

El 25% de los encuestados que usan audífonos lo habían obtenido el primer año. El 25%, durante el primer y segundo año. Y si contamos los tres primeros años, el porcentaje es del 71%.

Alemania, uno de los países donde se hizo el estudio, presenta unas cifras por encima de la media. El 26% había obtenido los audífonos durante el primer año y el 77%, durante los tres primeros años tras el diagnóstico de pérdida de audición.

En el Reino Unido, las cifras son del 18% y el 69%, respectivamente. En Francia, el 20% consiguió los audífonos durante el primer año y el 63% durante los tres primeros años. Italia ofrece las mejores estadísticas: el 35% adquirió sus audífonos durante el primer año, y el 80% durante los tres primeros años.

Las encuestas EuroTrak realizadas en Suiza y en Dinamarca señalaron que el 70% y el 68%, respectivamente, habían comprado los audífonos en los tres primeros años.

El uso de audífonos frena la aceleración del declive cognitivo en la tercera edad. También procura una mejor calidad de vida: mejora la comunicación, facilita la participación en actividades de grupo, mejora las relaciones familiares y aporta sensación de seguridad en el entorno laboral y el personal. La Clínica Audiológica de la Fundación Oír es Clave (http://www.fundacionoiresclave.org/) ofrece los servicios de adaptación protésica multimarca, donde se elige el mejor audífono para cada caso.


Pérdida de audición y calidad de vida

La pérdida de audición asociada a la edad es uno de los problemas en el tramo de la vida después de la madurez. Junto a esta contingencia, los mayores que ven mermada su capacidad auditiva sufren el doble de probabilidades de tener también limitado su espacio de movilidad. En definitiva, su calidad de vida se resiente.

Dos investigaciones, de la Universidad de Jyväskylä y la Universidad de Tampere, en Finlandia, señalan que la falta de movilidad de las personas de la tercera edad fuera de su entorno es otra de las consecuencias negativas de la pérdida de audición. Los efectos de la pérdida de audición no se circunscriben sólo a la capacidad de comunicarse. También influye en el mantenimiento de la actividad y la integración en la vida social.

Uno de los estudios, en el que participaron 848 hombres y mujeres de 75 a 90 años, muestra claramente que aquellos que sufrían problemas auditivos tenían la tendencia a reducir su movilidad de espacio a un entorno muy cercano, en contraposición con los que tenían buena audición. El experimento duró dos años con el siguiente resultado: las personas con discapacidad auditiva contaban con más del doble de probabilidades de limitar su espacio de movilidad a zonas cercanas.

Lo cierto es que los problemas auditivos aminoran la calidad de vida, pero la pérdida de audición afecta a lo cotidiano de manera distinta. Según uno de los investigadores, Hannele Polku, existen diferencias derivadas de la personalidad de cada uno: “Para una persona con vida social activa, una pérdida de audición leve puede afectarle enormemente a desenvolverse en su día a día, mientras que una persona más casera, que disfruta de tareas domésticas realizadas en casa, no experimenta tantos problemas con el mismo grado de pérdida auditiva”.


El 40% de los músicos de orquesta tienen discapacidad auditiva

La música es alimento para el alma. Pero los estudios nos advierten de los riesgos que sufren aquellos que la interpretan. Una reciente investigación sobre una de las mejores orquestas de música clásica en Noruega ha puesto en evidencia unos datos demoledores: el 43,6% de los músicos tienen problemas auditivos. No se quedan ahí las cifras. El 76,9% de los músicos experimenta tinnitus de distintas frecuencias. El peligro no está sólo en el rock. También la música clásica esconde su lado oscuro.

El autor del estudio, Magne Nyvoll Temte, de la Universidad de Oslo (Noruega), explica que los músicos de orquesta ensayan muchas horas al día a niveles que exceden los 85 decibelios. Aunque esta investigación en concreto no se paró en analizar qué instrumentos provocan más riesgos de pérdida de audición, estar situado delante de instrumentos de viento o percusión aumenta el peligro.

Padecer discapacidad auditiva puede alejar a los músicos de ejercer adecuadamente su carrera profesional. Otro aspecto que señala el estudio es que el 82,1% de los participantes sufren dolor después de actuar con la orquesta y el 76,9% mostraba sensibilidad al sonido. Aunque los músicos son conscientes de que el ruido provoca pérdida de audición, prácticamente no usan tapones para protegerse los oídos. Hay que tener en cuenta además que la pérdida de audición progresiva no tiene cura alguna.


Cuidado con los petardos

Este pasado fin de semana, durante la disputa de la Liga francesa de fútbol, el portero del Lyon, Anthony Lopes, sufrió una pérdida postraumática y temporal de la audición en ambos oídos por los efectos de los petardos lanzados por un grupo de hinchas del equipo rival, el Metz.

Lopes tuvo que ser hospitalizado tras sufrir mareos durante el partido celebrado en el estadio del Metz. Según su club, la pérdida de audición ha sido temporal y “no tendrá consecuencias en el futuro”. Sin embargo, la nota explica que “Anthony Lopes necesitará también superar el trauma psicológico que le provocó esta detestable agresión”.

El encuentro se interrumpió en el minuto 30. Un primer petardo estalló cerca del portero, que fue atendido por sus compañeros y por el equipo médico del Lyon. Otro cayó cerca de sus pies cuando estaba tendido en el campo. Tras el incidente, ambos equipos se retiraron a sus vestuarios. El árbitro suspendió el partido.

La exposición al ruido excesivo que causan los petardos puede ocasionar daños en la capacidad auditiva en el momento y a largo plazo. Y también tinnitus. Para limitar los efectos de petardos y fuegos artificiales, muy propios de las fechas navideñas que se acercan, se recomienda el uso de protectores de oídos o alejarse lo más posible de la fuente sonora.