Archivo de February, 2017

Unas Fallas para sordos

Este domingo la ciudad de Valencia ha acogido la primera Crida de las Fallas accesible para las personas con discapacidad auditiva. Se trata del acto que inaugura las Fallas y ha contado con subtítulos. El evento se celebró en las Torres de Serranos y estuvo subtitulado por el Servicio de Accesibilidad a la Comunicación de la Federación de Asociaciones por la Integración del Sordo en la Comunidad Valenciana (Helix CV).

Las conversaciones entre el concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, Pere Fuset, los representantes de la Junta Central Fallera y la asociación dieron sus frutos para que estas sean las primeras Fallas que pueden considerar también como suyas las personas con discapacidad auditiva. Son también las primeras Fallas desde que fueron declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO


Técnica para diagnóstico precoz de alteraciones en el oído

Un equipo de investigadores de la Clínica Universidad de Navarra ha desarrollado una técnica que facilita el diagnóstico precoz de posibles alteraciones tempranas en el oído contralateral sin síntomas, como las que origina la enfermedad de Ménière. El método consiste en una resonancia magnética con contraste intravenoso. A las cuatro horas de su administración se puede visualizar el líquido alterado en el oído interno.

Los especialistas, de los servicios de Otorrinolaringología y Radiodiagnóstico del centro médico, usan para este procedimiento un equipo de resonancia magnética de 3 Teslas de potencia, la máxima permitida en la actualidad en el estudio del cuerpo humano. Es el único hospital que utiliza de manera habitual esta técnica para el diagnóstico de la patología.

Los síntomas de la enfermedad de Ménière son presión en el oído enfermo, pérdida de audición, percepción de ruido en el oído o acúfenos y vértigo. Afecta a dos de cada mil personas, sobre todo en el tramo de edad de 40 a 60 años. Todavía no se conocen las causas de esta dolencia aunque los estudios apuntan a alteraciones a nivel molecular.

La resonancia con contraste permite visualizar la existencia de dilatación del espacio endolinfático, lo que se conoce como hidrops endolinfático, característica que define la enfermedad de Ménière. En el oído normal, el líquido más abundante es la perilinfa, que con esta técnica se observa brillante. En el oído alterado, el líquido más abundante es el endolinfático, que no se tiñe con el contraste y se oscuro. Es un procedimiento de diagnóstico no invasivo y muy preciso.


El peligro del volumen en los móviles

Algunos móviles lanzan un mensaje de advertencia cuando se aumenta el volumen de la música. Este aviso sucede con los auriculares puestos. Y llega incluso a decir que puede resultar perjudicial para la salud. Es costumbre usar el smartphone para escuchar música, con auriculares o con altavoz. Aunque el volumen no determina la calidad del sonido, los jóvenes suelen ponerlo al máximo. Y es peligroso.

El efecto es igual para mp3 o Ipod. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1.100 millones de adolescentes y jóvenes están en riesgo de sufrir pérdida de audición por el mal uso de aparatos de audio y por la exposición a niveles sonoros dañinos en discotecas, bares y eventos deportivos.

Un nivel dañino de ruido puede ser la exposición a 100 dB durante 15 minutos. Para evitar la pérdida de audición hay que acostumbrarse a mantener el volumen bajo en los dispositivos de audio, utilizarlos como máximo una hora al día y usar protectores de oídos en lugares ruidosos.


Puedo jugar al fútbol, aunque lleve audífono

La ignorancia es muy atrevida. Solo pedimos que se cumpla la ley. Ha vuelto a pasar. Un futbolista sordo de 14 años, de un club alicantino, ha sufrido en sus carnes la discriminación, pues no se le permitió jugar un partido por llevar audífono. El árbitro negó a este muchacho del equipo cadete del CD Contestano que participara.

Organizaciones como la CNSE (Confederación Estatal de Personas Sordas) o la Fesord CV (Federación de Personas Sordas de la Comunidad Valenciana) han salido al paso y han pedido que las personas sordas puedan acceder a la práctica deportiva.

Se trata solo de que se cumpla la ley. Los sordos que practican deporte se enfrentan en su día a día a prejuicios infundados por el hecho de sufrir discapacidad auditiva. Las discriminaciones vulneran las normas, como la Ley 27/2007, que reconoce las lenguas de signos y regula los medios de apoyo a la comunicación de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas. Las actitudes discriminatorias también chocan con la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Los artículos 10 y 19 de la Ley 27/2007 establecen el derecho de las personas sordas a disponer de servicios de intérpretes en lenguas de signos, si se pide previamente, y de medios de apoyo a la comunicación oral para las personas que sean usuarias de los mismos, en las actividades culturales, deportivas, de esparcimiento y de ocio que se determinen.

La Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en su artículo 30 pide las medidas oportunas que garanticen a las personas con discapacidad la participación en igualdad de condiciones en actividades recreativas, de esparcimiento y deportivas, y que se les ofrezca instrucción, formación y recursos adecuados a tal efecto.

Hay que ser muy vigilantes de las leyes y evitar las vulneraciones porque se debe garantizar la práctica deportiva inclusiva para las personas sordas en las competiciones.


Ratones sordos que recuperan la audición

La revista Nature Biotechnology ha dado a conocer dos investigaciones sobre el tratamiento de problemas del oído en el que los beneficiados han sido ratones. El objetivo: las enfermedades auditivas de origen genético.

La terapia génica consiste en intentar corregir los errores genéticos que provocan enfermedades. Para ello se suele usar el método de infectar al paciente con el gen adecuado con ayuda de un virus. Se trata de una técnica muy complicada. Por eso es un tratamiento experimental que solo se utiliza en pacientes sin otra alternativa.

Para llegar a la región del oído con esta técnica se necesitaba encontrar el vector adecuado. Pues bien. Hasta ahora, ninguno de los virus empleados para el transporte había sido capaz de entrar en las células del oído interno que perciben las ondas sonoras.

En el primero de los estudios, codirigido por Konstantina Stankovic, Jeffrey Holt y Luk Vandenberghe, todos miembros de instituciones asociadas a la Universidad de Harvard, en Boston (Estados Unidos), los autores explican cómo consiguieron introducir un gen que produce una proteína fluorescente en las células ciliadas internas y externas del oído de un ratón. La táctica: el uso de una variante sintética de un virus, Anc80L65, que infecta a los humanos sin hacerlos enfermar. Además de llevar los genes hasta su destino, el experimento mostró que la introducción de los genes no supone efectos secundarios.

El segundo artículo, escrito por otro grupo de la misma universidad liderado por Gwenaëlle Géléoc, narra que el equipo utilizó el mismo virus para tratar a ratones con síndrome de Usher. Esta enfermedad genética causa sordera, problemas de equilibrio y ceguera. Los científicos introdujeron una copia normal del gen mutado, el Ush1c, en ratones con la enfermedad al poco de nacer. Gracias al tratamiento aumentaron los niveles de la proteína causada por ese gen cuando funciona bien. Conclusión: recuperaron la audición.

Es un primer paso, pero para que pueda experimentarse con seres humanos aún queda un largo trecho. Los investigadores quieren probar su técnica en animales más grandes y con otras formas de pérdida auditiva de origen genético. Habrá que esperar.


Artritis y sordera, la extraña pareja

La discapacidad auditiva corre paralela con otras dolencias, según las investigaciones. La última, la que relaciona la artritis reumatoide con la deficiencia auditiva.

El estudio analizó la vinculación entre discapacidad auditiva y la artritis reumatoide. La conclusión: los pacientes con esta tipología de artritis tienen mayor riesgo de padecer discapacidad auditiva que las personas que no sufren esta afección.

Con una prevalencia del 25-72%, la pérdida de audición neurosensorial parecía ser el tipo de pérdida auditiva más común en pacientes con artritis reumatoide. Los resultados de la audiometría de tonos puros indicaron que los enfermos con artritis reumatoide mostraban una alta incidencia de pérdida de audición en todas las frecuencias.

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica que causa dolor, rigidez, hinchazón, movilidad reducida y deterioro funcional de algunas articulaciones, sobre todo las de manos y pies. El sistema auditivo de pacientes con artritis reumatoide resulta afectado durante el transcurso de la enfermedad. Sin embargo, la asociación entre ambas no había sido identificada con claridad anteriormente.

Aquellas personas con discapacidad auditiva que sufren artritis reumatoide pueden paliar su sordera con la utilización de distintos tipos de audífonos. Además, los antioxidantes, como la vitamina E, ayudan a proteger el oído interno.

El estudio, publicado en la revista The Open Rheumatology, aconseja a los pacientes con artritis reumatoide que acudan a pruebas audiométricas y test de emisiones otoacústicas transitorias de forma regular.


Iván y el baile

La música y su ritmo. Es más que una afición. Iván Navarro Ruiz, a sus 14 años, siente una gran pasión por el baile, hasta el punto de que le gustaría ser un bailarín profesional. Iván nació con sordera bilateral. Al año y medio de edad se le implantó su primer implante coclear.

Bailaba delante de la tele, imitando lo que veía, aunque no oía nada, con solamente un año de edad. Así lo relata su madre a Servimedia. Sus profesores dicen que Iván tiene cualidades técnicas. La familia siempre ha sido su apoyo. Con 18 meses le realizaron un implante coclear en el oído derecho. Tres años después otro en el oído izquierdo. Y mucho trabajo y constancia desde entonces.

Ahora cursa ESO en el colegio concertado de integración de niños sordos Sagrada Familia de Valencia, un centro que cuenta con logopeda y profesor de apoyo para alumnos con discapacidad auditiva. En las aulas y en el patio Iván es uno más. Pero en las pistas de baile es un fenómeno con una gran carrera por delante.


Mi perro está sordo. ¿Cómo lo cuido?

Cuidar a un perro con sordera requiere pequeños conocimientos que pueden hacerle la vida más llevadera a la mascota. Con unos leves cambios en la rutina del animal puede resultar muy sencillo que nos atienda cuando le llamamos. Aparte de esas modificaciones, el perro sordo necesita idénticos cuidados que el resto.

Por eso precisa paseos diarios, juegos, visitas periódicas al veterinario y alimentación de calidad. En este caso, el cariño y la compañía son vitales para evitar su tristeza y aislamiento.

¿Pero cómo llamar su atención? Muy sencillo. Se la dan golosinas (de las especiales para perros) cada vez que deseemos que se acerque o para premiar algo que nos ha gustado. Estos “dulces” deben oler muy bien y estar muy ricos. No debe ir suelto cuando pasea aunque esté acostumbrado a acudir si se le enseña la golosina. No hay que olvidar llevarlo con correa.

Para que un perro sordo sepa que has llegado a casa se puede, por ejemplo, encender las luces. Aunque lo normal es que esté esperando y te pueda oler, si le facilitamos las cosas podrá vivir mucho más tranquilo.