Gracias por la música

Teresa trabaja como administrativa y recepcionista. Se considera, de buen grado, una chica para todo. Lleva dos años en este puesto y se siente muy bien: “Me agrada hacer trabajos administrativos. Lo que menos me gusta es coger el teléfono”. No echa de menos su etapa precedente. Bueno, hay un par de personas con las que todavía mantiene el trato y algún día se toma un café. Gracias al whatsapp siguen en contacto. De su anterior trabajo tiene una cierta experiencia negativa que le hace estar precavida. Ya sabe que hay personas que solo van a lo suyo. Ahora está tranquila. Forma parte de un equipo, cada uno con sus cometidos.

Está orgullosa de mantener sus amigos de juventud. Está claro que ya no pueden verse como entonces, pero sacan hueco para juntarse de vez en cuando. A Teresa le complace sentirse una mujer normal, “con los mismos deseos, problemas o aficiones que cualquiera, pero tengo muy claro que son los implantes los que me dan esa autonomía. Me han ayudado enormemente a desenvolverme casi a la perfección”.

Prefiere el cine a la literatura, se siente bien haciendo deporte y senderismo. En definitiva, está abonada a los pequeños placeres de la vida: “Me gusta tomar café con la gente”. Pero hay uno que destaca sobre todos, la música: “Lo que más me gustaría es oír música en la ducha. Antes me ponía canciones cuando me pintaba. Pero no puedo ir a locales con mucho ruido de ambiente. Ahí pierdo la posibilidad de disfrutar”.

Tags: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario