Mejor sin subtítulos

Susana y Laura están preocupadas. Notan a su madre como distraída. Y la última reunión familiar ha puesto sobre el tapete la necesidad de un audífono para el otro oído.

— Yo creo que a mamá le afecta no oír. Porque no se entera de nada y se siente desprotegida —comenta Laura.

— Pues algo tendremos que hacer. Si hace falta ayudar, pues ponemos un poco entre todos. Ya ha dicho el tío que es lo mejor, que cuanto antes lo hagamos, mejor para ella —responde Susana.

Las dos hermanas están dispuestas a sufragar gran parte del coste del audífono. Siempre ha sido así en su familia. Todo es de todos. Mientras hablan de este “rescate”, todavía desconocen que el tío Víctor va a hacerse unas pruebas al audiólogo porque siente que ha perdido audición. “Es el paso del tiempo”, piensa para sus adentros. No quiere preocupar de momento a sus sobrinas, a las que se siente muy unido. “Ahora lo que toca es que María recupere su normalidad”: esa es su filosofía.

María, por su parte, cree que con el otro audífono podrá llevar una vida más cerca de la normalidad. Está asustada, temerosa, porque otra vez las barreras se han levantado delante de ella. Intuye que es cuestión de días que las cosas empiecen a cambiar. Pero le cuesta aferrarse al optimismo.

Pensar en sus hijas y en su hermano la reconcilia con el mundo. Por eso le aterra pensar qué sucedería si no los tuviera. Ahora se encontraría en una especie de callejón sin salida. Afortunadamente están a su lado. Sabe que puede confiar en ellos, que en una temporada quizá pueda volver a ver la televisión sin necesidad de subtítulos.


Con los audífonos evitaba los juegos de acción

Le apasiona el fútbol. Sobre todo, como espectador. El equipo de sus amores es el Real Madrid, pero José disfruta con los grandes jugadores. Por eso admira a Leo Messi (aunque sea del Barcelona) y a todos los que aportan algo especial en los terrenos de juego. “En el estadio Santiago Bernabéu se sienten los partidos de manera especial, pero yo casi prefiero verlos en casa o en el bar. Demasiado ruido en el campo. No termino de estar tranquilo”, explica José.

Nunca le interesó demasiado la práctica del deporte. En este sentido, los audífonos no frenaron sus ansias de juego, pero sí influyeron en sus costumbres: “Me divertía más con otro tipo de juegos, menos físicos. Cuando me pusieron los audífonos me di cuenta de que a partir de ese momento iba a estar limitado. Yo mismo evitaba la acción. En cualquier caso, puedo decir que viví mi infancia de manera satisfactoria”.

Su trabajo en el bar no le permite disfrutar de los fines de semana fuera del local, porque es cuando se produce la mayor afluencia de clientes. “Librar entre semana -dice- te aleja un tanto de la vida social con los amigos. Pero yo lo aprovecho para ir al cine o pasear. Normalmente puedo oír bien y no pierdo el hilo de las películas, aunque en alguna ocasión el audífono ha fallado precisamente a la mitad del filme. Bueno, son gajes del oficio. En casa, cuando veo algún programa en televisión no necesito activar la opción del subtitulado. En el bar no me entero muy bien cuando hay mucha gente, pero estoy trabajando. No tengo por qué enterarme de todo”.


Unas Fallas para sordos

Este domingo la ciudad de Valencia ha acogido la primera Crida de las Fallas accesible para las personas con discapacidad auditiva. Se trata del acto que inaugura las Fallas y ha contado con subtítulos. El evento se celebró en las Torres de Serranos y estuvo subtitulado por el Servicio de Accesibilidad a la Comunicación de la Federación de Asociaciones por la Integración del Sordo en la Comunidad Valenciana (Helix CV).

Las conversaciones entre el concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, Pere Fuset, los representantes de la Junta Central Fallera y la asociación dieron sus frutos para que estas sean las primeras Fallas que pueden considerar también como suyas las personas con discapacidad auditiva. Son también las primeras Fallas desde que fueron declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO


Por un registro de datos de detección precoz de la sordera

La Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley que insta al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy a la creación de un registro estatal de datos de los resultados de la aplicación del Programa de Detección Precoz de la Sordera en España en colaboración con las comunidades autónomas.

Fue Ciudadanos quien presentó la iniciativa, resultado de la reunión que mantuvo la Confederación Española de Familias Sordas (FIAPAS) con miembros del Grupo Parlamentario del partido naranja el pasado mes de marzo.

El propósito es que el registro contenga los datos epidemiológicos y de incidencia de la sordera en la población infantil. Se busca con ello mejorar la prevención, detección y diagnóstico, y también los tratamientos. Hay que tener en cuenta que en nuestro país cinco de cada mil recién nacidos sufren una sordera de distinta tipología. Ello supone que cada año 2.500 nuevas familias han de enfrentarse esta situación.

El Programa de Detección Precoz de la Sordera se aprobó en 2003, con Ana Pastor como ministra de Sanidad. En esta ocasión, la propuesta ha recibido el apoyo de todos los grupos del arco parlamentario, a excepción del Partido Popular, que ha optado por la abstención.

La citada comisión aprobó además la petición al Gobierno de aumentar y mejorar la calidad del servicio del subtitulado para personas sordas y con discapacidad auditiva y la audiodescripción, para así cumplir con la legislación, que estableció un calendario de implantación en todas las televisiones de España, públicas y privadas.

Saludamos las medidas que buscan mejorar la vida de las personas sordas. Desde Clave, Atención a la Deficiencia Auditiva (http://www.oiresclave.org/) y la Fundación Oír es Clave (http://www.fundacionoiresclave.org/) le pedimos a 2017 mayor conciencia a las distintas administraciones sobre los problemas de nuestro colectivo. Y un buen año para todos.